martes, 22 de diciembre de 2009

ENTUSIASMO

Como bien dicen en Siempre es Viernes ,entusiasmo es lo que se siente cuando se hace algo con ilusión, con ganas, con cariño.

Hoy en día es difícil encontrar verdadero entusiasmo, tal vez los niños sean los únicos que lo muestran de una forma genuina. Cuantas veces llegamos a casa y nos los encontramos con una sonrisa de oreja a oreja y las manos en la espalda ocultando algo para recibir de inmediato una hoja arrugada:

- Mira lo que te he hecho, ¿te gusta?.
- Me encanta cielo, es precioso, ¿lo has hecho tu solito/a?- preguntas tratando de averiguar el título de la obra de arte.
- Es el portal, con el buey y la mula, y un ángel y una estrella y también papá noel con los renos…
- Aaah si, que bien te salió el trineo…
- Nooo, eso es la estrella.
- Ay que tonta!. Me encanta, vamos a ponerlo en la nevera!
- Vale, y luego te voy a hacer un árbol de navidad muy precioso!!!

Cuanto entusiasmo por un dibujo en un papel reciclado. Cuando aprenden a montar en bici, cuando hacen el pino, cuando escriben su nombre por primera vez, por cualquier nueva “hazaña”, en general los niños se entusiasman con mucha facilidad. Al hacernos adultos parece que vamos perdiendo esa facultad, ya pocas cosas nos emocionan de verdad y si lo hacen, enseguida dejan de hacerlo. El primer novio es perfecto, adorable, lleno de virtudes y el gran amor de nuestra vida. Al cabo de unos cuantos, la siguiente relación se convierte en un “es mono, a ver que pasa”. La primera bici nos hizo abrir los ojos como platos y no nos queríamos ir a dormir para no dejarla sola, la moto no estuvo mal y ahora cuando tenemos que cambiar de coche suspiramos resignados.

Cuando conocemos a alguien que nos habla de su trabajo con ilusión decimos ¡qué envidia, que suerte tienes!. Lo mismo pasa cuando alguien nos cuenta su último viaje con un tono emocioanado, da igual que nosotros acabemos de volver del mismo Tibet !que suerte, menudo viaje!. Es como si estuviéramos de vuelta de todo. Hemos visto tantas películas, tantos programas de TV e ido a tantos sitios que parece que todo nos aburre.

Pero la realidad es que el entusiasmo es un estado de ánimo, una actitud ante la vida.

Entusiasmémonos, vivamos cada momento como único, disfrutemos de la ilusión de vivir cada día. Cada día puede ser maravilloso, está en nuestras manos. Un viaje a Cuenca no tiene nada que envidiarle a uno a Roma, un vestido nuevo que nos ha gustado y nos queda estupendo es maravilloso independientemente del nombre del diseñador y quedar el fin de semana con los amigos de siempre es lo que nos hace felices. Todas las experiencias son buenas y todas deberían ser vividas con el mayor entusiasmo.

Recordad: “la vida es demasiado corta para vestir triste”.

Ángela.

No hay comentarios: